miércoles, agosto 28

Pilar Quintana: “Sospecho que Dios siempre está dormido”


Una noche de hace como dos meses, el mejor amigo de mi hermana, que no es gay, se dio besitos con mi vecino, que es gay. A mi vecino le dio cosa porque su mejor amiga, que no es gay, era la que quería darse besitos con el mejor amigo de mi hermana. Pero luego la que empezó a darse besitos con él fui yo. Al principio me daba cosas por mi vecino, por su mejor amiga, por mi hermana y porque es diez años menor que yo. Al principio, ojo, ya se me está pasando. Los besitos (y todo lo demás) están muy bien. (Pilar Quintana*)

DL: ¿Qué perfume le recomendarías a Dulcinea?

PQ: El natural, los perfumen de frasco me irritan la nariz.

DL: ¿Cuál sería el soundtrack ideal para el fin del mundo?

PQ: Sonido bestial de Richie Ray y Bobby Cruz.

DL: ¿Qué harías si encuentras el Aleph de Borges?

PQ: Yo creo que me pasaría lo mismo que cuando me volví adicta a Los Soprano. Me quedé pegada a la pantalla, viendo un capítulo tras otro, todo el día en pijama y comiendo solo corn flakes.

DL: ¿Qué tienen en común los escritores y los banqueros?

PQ: Los huesos.

DL: Si permanecieras encerrada un año en una casa, ¿qué guardarías como
provisiones?

PQ: Libros, agua, una máquina que haga hielos y corn flakes.

DL: ¿Qué cuentan las ovejas antes de dormir?

PQ: Las ovejas eléctricas sueñan con androides (no sé si los cuenten). Las otras, ni idea.

DL: ¿Quién ayuda a Dios cuando madruga?

PQ: Sospecho que Dios siempre está dormido.

DL: ¿Con qué personaje literario te gustaría tener un affair?

PQ: Joseph, el de La chica del tambor, de John le Carré; el Conde Vronsky, de Ana Karenina; o Mr. Darcy, de Orgullo y Prejuicio.

DL: ¿Con qué libros habrías enloquecido a Don Quijote en lugar de los de caballería?

PQ: Con las novelitas de Corín Tellado que salen en Vanidades.

DL: ¿Qué harías con un Gregorio Samsa en tu familia?

PQ: Lo sacaría a pasear al parque dos veces al día, como a un perro.

DL: Tu cita favorita

PQ: “Vi tu cara, y sentí vértigo y lloré, porque mis ojos habían visto ese objeto secreto y conjetural, cuyo nombre usurpan los hombres, pero que ningún hombre ha mirado: el inconcebible universo.” Jorge Luis Borges, El Aleph

DL: ¿Qué es lo esencial que es invisible a los ojos?

PQ: Lo que hay detrás de las máscaras que nos ponemos.

DL: Si la supervivencia de la literatura depende, como en Fahrenheit 451, de memorizar un libro, ¿cuál sería, por qué?

PQ: Si tuviera que memorizarlo yo, sería Crónica de una muerte anunciada, de Gabriel García Márquez, porque es corto y ya me sé algunas partes (soy muy mala memorizando).

DL: Estás a punto de morir, escribe tu último tuit:

PQ: Casi nunca se me ocurren tuits, menos se me va a ocurrir uno antes de morir.


*Pilar Quintana nació en Cali, Colombia en 1972. Estudió comunicación social en la Universidad Javeriana de Bogotá. Luego de graduarse trabajó como libretista de televisión y redactora de textos para publicidad. Viajó tres años por el mundo y a su regreso a Colombia se radicó en el Pacífico colombiano, donde vive actualmente. Ha publicado las novelas Cosquillas en la lengua (Planeta, 2003), Coleccionistas de polvos raros (Norma, 2007; El Aleph, El Cobre, 2010) y Conspiración iguana (Norma, 2009), además de cuentos en revistas y antologías de Latinoamérica, España, Italia, Alemania, Estados Unidos y Filipinas. Escribe la columna literaria de Gaceta, el suplemento dominical del periódico El País (Colombia). En 2007 fue elegida como uno de los 39 escritores menores de 39 años más destacados de América Latina por el Hay Festival. En 2010 su novela Coleccionistas de polvos raros recibió el premio La Mar de Letras, otorgado por el festival La Mar de Músicas de Cartagena, España. En 2011 representó a Colombia en el International Writing Program de la Universidad de Iowa.